Hoy en día, los departamentos de Recursos Humanos trabajan para conseguir que las personas tengan todo lo que necesiten, estén a gusto en sus puestos de trabajo y rindan al máximo nivel.

Pero ¿cómo se consigue que haya un buen ambiente? ¿cómo se logra que las personas que trabajan en una compañía se sientan orgullosas de su empresa, que vayan entusiasmadas a trabajar y que quieran contarlo allá dónde van?

Durante todo este tiempo, hemos crecido gracias a las aportaciones que nos ha ido haciendo la Policía Local de muchas ciudades y municipios de España. Insigna no podría ser quien es en el mercado de la uniformidad policial sin los consejos, opiniones y propuestas de mejora de tantos y tantos agentes a lo largo de todos estos años.

Nosotros no tenemos todas las respuestas, las tienen Eli, Laura y Juanma. Ellos tres han decidido, junto a 42 personas más, compartir su proyecto de vida con Insigna.

Comparten con nosotros sus alegrías, sus inquietudes, sus motivaciones y problemas. Y les escuchamos. Siempre lo hemos hecho.

Por eso, cuando le preguntas a Laura sobre su día a día te dice con una sonrisa: “Lo que hemos conseguido no es lo que se da ahí fuera, tengo suerte”.

Cuando una compañía tiene éxito, solemos fijarnos en el modelo de negocio, en el producto, en el servicio. Y se nos olvida que el secreto son las personas. O como dice Elisabet: “Ha crecido la empresa pero también he crecido con ella”.

Pasamos media vida en el trabajo, a veces incluso más. Nuestra profesión forma parte de nosotros y cuando se produce una fusión completa entre el ámbito personal y el profesional se consiguen personas felices y realizadas. O como dice Juanma: “Soy lo que soy gracias a estar aquí”.

Eli, Laura y Juanma son hoy la voz de Insigna, una empresa donde lo primero son las personas. Ellos nos han ayudado a desvelar el secreto mejor guardado de nuestra compañía. Disfrutad de sus historias porque ellos son los protagonistas.